La falta de vitaminas y de probióticos perjudica la piel

  • Consumir yogures nos ayuda a obtener riboflavina, vitamina B6,vitamina B1 y proteínas que ayudan a detoxificar la piel

La piel es el órgano más grande del cuerpo, con una superficie total de unos 2 metros cuadrados que nos protege de los microbios y otros elementos, ayuda a regular la temperatura del organismo, permite sentir el tacto, el calor y el frío y juega un papel importante en la eliminación de toxinas.

La piel necesita una serie de nutrientes para estar saludable y poder realizar todas estas funciones correctamente. Una de las mayores motivaciones para cuidar nuestra dieta es mejorar el estado de la piel.

“La belleza de la piel es que puedes afectarla tanto desde el interior como desde el exterior” afirma la reconocida dermatóloga Doris Day. Por eso la alimentación es importante.

El Dr. Miguel Sánchez Viera, Director del Instituto de Dermatología integral, afirma en una entrevista que la falta de vitaminas y otros nutrientes, una alimentación baja en grasa y unos niveles bajos de bacterias probióticas pueden tener un impacto negativo en nuestra piel.

Los productos lácteos contienen los famosos probióticos, además de poderosos ácidos grasos que han sido vinculados a todo tipo de beneficios, incluyendo un menor riesgo de diabetes tipo 2. Y también para la piel.

Hay vitaminas esenciales para la correcta nutrición de la piel. Las vitaminas C, E, A, K y las del grupo B pueden ayudar a mejorar la salud de la piel. Nuevos estudios indican que las vitaminas C y E son de las más beneficiosas para contrarrestar los efectos de la exposición al sol, por lo que son muy buenas en verano.

Más beneficios del yogur: consumir yogures, por ejemplo, además de aportar calcio, nos ayuda a obtener riboflavina, vitamina B6,vitamina B1 y proteínas que ayudan a detoxificar la piel. Por ejemplo, el yogurt griego contiene probióticos que ayudan al colon a eliminar desperdicios, poniendo menos estrés a nuestra piel para hacer la misma tarea.

La leche de vaca y los productos lácteos como los yogures también tienen vitamina C. El yogur desnatado natural suele contener más vitamina C que el resto. También podemos contemplar la leche de cabra y los productos derivados como el yogurt de leche de cabra y el kefir de cabra. La leche de cabra contiene más vitamina A, vitamina C, vitamina B6, potasio y magnesio que la leche de vaca.

Tenemos que cuidar la piel para que mantenga un estado de salud óptimo y pueda seguir haciendo sus importantes funciones de forma adecuada.